Cuando la Ansiedad se convierte en Problema – Guía Salud

Del latín anxietas, angustia, aflic-ción. La ansiedad es un estado general,transitorio, que está en la base de muchasemociones. Consiste en la reacción dealerta del organismo, aumentando lapercepción de la persona, ante unasituación que percibe o valora comopeligrosa, o anticipa que pueda llegar aserlo, o considera no estar preparadopara afrontarla, o en la que cree que sejuega mucho, o simplemente le sorprendeconsiderablemente, etc., provocando unaactivación del sistema periférico. Se activala rama simpática del sistema nerviosoautónomo, pone en marcha así, una seriede aspectos tendentes a prepararlo, paraafrontar situaciones que vive con alto nivelde exigencia.

Generalmente, hablamos de ansiedad-estado y ansiedad rasgo. En esta última,consideraríamos la ansiedad como unacaracterística de la personalidad, relativa-mente fija y estable en el tiempo, que semanifestaría sin necesidad de aconte-cimientos concretos y objetivamente estre-santes que la provoquen, aunque sí estaríapresente una tendencia a evaluar todotipo de estímulos como amenazantes.

La ansiedad por tanto, abarcaríaaspectos cognitivos (por ejemplo, los pen-samientos de estar en peligro, no saberresponder, hacer el ridículo, etc.), en oca-siones, estos pensamientos, a vecesinconscientes, pueden ser posteriores a lareacción fisiológica y automática delorganismo, que sería otro de los aspectos,como por ejemplo el aumento de la tasacardiaca, así como también comprendería aspectos motores y comportamentales.

Aunque la ansiedad, como decimos,está en la base de emociones como laira, la vergüenza o el miedo, tiene tambiénque ver con la supervivencia. General-mente nos referimos a ella como trastorno,y lo será en la medida en que el individuosufre, y sin embargo, no le dota de losmejores recursos para afrontar la situaciónconcreta en que se encuentra.

En estecaso, en el de trastorno, sería un estadoemocional displacentero, con aspectosmotores poco adaptativos y poco ajus-tados al comportamiento más conve-niente. En un trastorno de ansiedad, lasrespuestas que vamos a proporcionar noserían tan adecuadas y adaptadas comopodrían serlo de estar más relajados.

Si en una persona que está pasandopor una experiencia de alto nivel deexigencia, para la que es preciso un ren-dimiento extraordinario, se da una mayoractivación del sistema, aumentando sunivel perceptivo y motor, podríamos decirque se está dando una respuesta deansiedad adaptativa y adecuada. Sería por ejemplo, como la mayor activación delmotor de un coche, en un momento deter-minado en el que se requiere mayor rendimiento. Sin embargo, una gran parte delas veces, las personas experimentanestados de ansiedad, sin que las circuns-tancias lo merezcan.

Por ejemplo, asistir auna reunión o acontecimiento, expresaruna opinión o afrontar una nueva circuns-tancia que no entraña peligro, y que relaja-dos sabemos que afrontamos mejor.Dependiendo de la intensidad, la fre-cuencia y las conductas que se desarro-llen, hablaremos de patología o no.

Los principales trastornos de ansiedadson: la agorafobia, la fobia social, lasfobias específicas, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno por estrés pos-traumático, el trastorno por estrés agudo,las crisis de angustia, y el trastorno poransiedad generalizada. Además, estaríansegún el DSM-IV-TR (Manual Diagnósticoy Estadístico de los Trastornos Mentales),el trastorno de angustia sin agorafobia, laagorafobia sin historia de trastorno deangustia, el trastorno de ansiedad debidoa enfermedad médica, el trastorno deansiedad inducido por sustancias y eltrastorno de ansiedad no especificado.

Fobia Social

En este caso observamos que seproduce un estado de ansiedad, en una situación social normal. Es por ello que,en esta patología, afirmamos que laansiedad es desadaptativa, puesto quesin ella, el individuo, podría relacionarsesocialmente con normalidad, ademásreconoce su temor como excesivo e irra-cional. Estas personas, frecuentemente,optan por evitar encuentros sociales yhacen enormes esfuerzos para que no seaprecie su nerviosismo, o por no sentirse nerviosos.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Si hablamos de un trastorno obsesivo-compulsivo, la persona va a generaransiedad, por ejemplo, ante la conjeturade haberse dejado el gas abierto, aunquerecuerda haberlo cerrado. Para tran-quilizarse, aunque solo momentánea-mente, lo que hace es comprobar que estácerrado. De este modo, se va haciendocada vez más esclavo de las compro-baciones, puesto que al hacerlas se calma.Esta calma sería un premio, un refuerzopositivo al hecho de comprobar. Comotoda conducta premiada tiende aaumentar su frecuencia, paradójicamentey poco a poco, aumenta más su ansiedadante el salir de casa sin comprobar.Además, le irá ocurriendo con más y mássituaciones cada vez, desarrollando así,diversos rituales de comprobación u otros,para conjurar su nerviosismo.

Agorafobia

Con esta patología, la ansiedad sedisparará ante la perspectiva de salir decasa, viajar en metro, cruzar un puente,entrar en un centro comercial, etc. Temenque expuestos a esas circunstancias y alelevado estado de ansiedad, pierdan elcontrol, griten, se desmayen, se vuelvanlocos, o les dé un ataque al corazón o enúltima instancia se mueran. Comoconsecuencia de ello, poco a poco vanlimitando sus salidas; están, a menudo, muyatentos a las sensaciones fisiológicas quetienen, como el latido cardiaco, la sensa-ción de mareo; y además, si inevitable-mente han de exponerse a lo temido, pi-den ayuda.

Fobias Específicas

En ellas sobreviene la ansiedad,incluso el pánico, ante la exposición a unasituación concreta, como montar en avión,los perros u otros animales, el ascensor olas alturas. Prácticamente, se puededesarrollar una fobia a cualquier objeto osituación por condicionamiento. Las personas que padecen este tipo de fobias,también eligen no exponerse a cualquiercircunstancia en la que puedan verseenfrentadas a lo que temen. Como real-mente el origen y el mantenimiento detodas las fobias residen en la evitación,en la medida que evitan enfrentarse a lotemido, desarrollan su fobia. Cuantomayor sea el tiempo que la persona llevesubiendo por las escaleras, por miedo amontar en el ascensor, mayor será la fobia.

Si observamos los cuatro ejemplosanteriores, vemos que las personas quepadecen trastornos de ansiedad, paraprotegerse y/o librarse del sufrimiento,hacen diversas cosas, como son, evitar elcontacto social o la situación temida, inten-tar controlar su aceleración cardiaca omareo, pedir ayuda, comprobar que nohan dejado el gas abierto, etc. Sin embargo, cada vez están más y más limitados, su sufrimiento es mayor, el trastorno au-menta y se sienten cada vez más desprotegidos.

Y es que cuando tenemos un proble-ma, si aplicamos una solución correcta, elproblema deja de existir. Existe mientrasno es resuelto. Por tanto, es convenienteanalizar con detenimiento todo aquelloque la persona hace con la intención desobrellevarlo o resolverlo, pues es evidentesu ineficacia, puesto que el problema seperpetúa. Es más, en muchas ocasiones,el problema real que tiene, es lo que creeque es la solución, es decir, aquello queestá haciendo para intentar dejar de sufrir,incluso es muy frecuente que esa con-ducta, esté incrementando su problema.

Por ello, para un tratamiento eficaz,además de alguna medicación puntual,según los casos, hará falta un análisisexhaustivo de toda esta fenomenologíaque se da en cada caso, con sus distintosmatices, para tras ello, dar las prescrip-ciones enfocadas a modificar las con-ductas ineficaces y desadaptativas, cam-biar los pensamientos distorsionados yreducir las respuestas de activación fisio-lógica innecesarias.

De unos años a esta parte se ha avan-zado mucho en la resolución de estaspatologías, a menudo con soluciones rela-tivamente sencillas, en pocas sesiones, apesar de ser problemas que acarrean ungran sufrimiento. Problemas complejos,pero que en muchos casos, tienen solucio-nes más simples de lo que se cree, a pesarde que el trastorno se haya arrastrado du-rante años, o toda una vida.